Translate

domingo, 16 de julio de 2017

Jaculatorias a la Virgen del Monte Carmelo



Tomado de vaticanocatolico.com 

Jaculatorias a la Virgen del Monte Carmelo

Con las que se pueden rezar diariamente junto con los siete Padre nuestros y Ave María, ofreciéndolos con la oración con que se terminan.
Pues eres nuestro consuelo
Y medianera con Dios,
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Por la pena y agonía
que orando tuvo en el huerto
Jesús, en sangre cubierto,
que del rostro le salía,
cuando el Ángel le traía
el suave licor del Cielo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.
---
Por los nudosos cordeles
con que sus manos prendieron
al pilar, donde le dieron
cinco mil azotes crueles,
para que las almas fieles,
tengan divino consuelo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.
---
Por el terrible dolor
que la corona de espinas
causó en las sienes divinas
de Jesús mi Redentor;
para aplacar el dolor
de la malicia del suelo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.
---
Por la púrpura y la caña
con que le mostró Pilato
al tropel del pueblo ingrato
para mitigar su saña,
con la sangre que le baña
desde la cabeza al suelo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.
---
Por el tránsito postrero
que hasta el Calvario pasó
cuando en sus hombros llevó
aquel pesado madero:
y como Isaac verdadero
hizo sacrificio al Cielo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.
---
Por las señales que hicieron
las tinieblas y la luz,
cuando enclavado en la Cruz
al Rey de la gloria vieron;
y con clamores rompieron,
las piedras, templo y su velo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.
---
Por la sensible lanzada
que después de Cristo muerto
dejó su costado abierto,
y su alma muy traspasada;
puesto que sois abogada
de los que están en el suelo:
Ruega, Señora, por nos,
Virgen del Monte Carmelo.
Padre nuestro, etc.

OFRECIMIENTO
Virgen soberana y gloriosísima María, templo y sagrario de la Santísima Trinidad, gloria de los justos, amparo y consuelo de los afligidos pecadores, Madre y blasón de los Carmelitas; por la purísima limpieza de vuestro cuerpo sin mancha de pecado, por la gracia y dones que adornan vuestra alma santísima, por la dignidad grandiosa de Madre de Dios, engrandecida y ensalzada entre todas las generaciones, por la Asunción gloriosa para Reina de los Cielos, y por las coronas de gloria que os dieron para aventajar a los santos y coros celestiales, os suplico, (pues lo tenéis ofrecido a los que llevan vuestro santo escapulario, y procuran ser hijos vuestros) me ayudéis en la vida, para que con santidad en el alma y pureza en el cuerpo, sirva a vuestro Hijo Jesús, guardando sus santos preceptos, me asistáis en mi muerte, para que de los peligros de ella, salga en gracia y amor de Dios, triunfando de mis enemigos; y finalmente, en las rigorosas penas del purgatorio, vuestra intercesión soberana me valga, para que el primer sábado salga a gozar de la vida eterna. Amen.
Otros artículos sobre el tema:

El Escapulario Marrón: ¿Qué prometió realmente la Virgen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.