Translate

martes, 17 de mayo de 2016

Los católicos deben creer y profesar que el sistema sacramental en su conjunto es necesario para la salvación (de fide)


Los católicos deben creer y profesar que el sistema sacramental en su conjunto es necesario para la salvación (de fide)



Hno. Pedro Dimond


Los sacramentos son necesarios para la salvación
Otro aspecto muy importante de este tema es la Profesión de Fe Dogmática publicada por el Concilio de Trento y por el Concilio Vaticano I. Ambos Concilios declararon infaliblemente que el sistema sacramental en su conjunto es necesario para la salvación, y esta verdad debe ser profesada y creída por todos los católicos y conversos.

Papa Pío IV, Iniunctum nobis, 13 de noviembre de 1565, ex cathedra: “Profeso también que hay siete verdaderos y propios sacramentos de la Nueva Ley, instituidos por Jesucristo Señor nuestro y necesarios, aunque no todos para cada uno, para la salvación del género humano…”[1].
Nótese que el Papa Pío IV en la Profesión de Fe Iniunctum nobis del Concilio de Trento, declara que “los sacramentos” como tales (es decir, el sistema sacramental en su conjunto) son necesarios para la salvación del hombre, pero añade que no todos son necesarios para cada individuo. Esto es muy interesante y prueba dos puntos:
1) Ello demuestra que todo hombre debe recibir por lo menos un sacramento para ser salvo; de lo contrario, no se podría decir que “los sacramentos” como tales (es decir, el sistema sacramental) son necesarios para la salvación. Por lo tanto, esta definición (además de las otras) muestra que cada hombre debe al menos recibir el sacramento del bautismo para ser salvo.
2) Nótese que el Concilio de Trento (y el Vaticano I, en seguida abajo) puso un énfasis especial al definir esta verdad al destacar que ¡cada persona no necesita recibir todos los sacramentos para ser salvo! ¡Esto demuestra que donde las excepciones o clarificaciones son necesarias en la definición de las verdades, los Concilios las incluirán! Por siguiente, si algunos hombres pudieran ser salvos sin “los sacramentos” por el “bautismo de deseo” entonces el Concilio podría y habría simplemente dicho aquello.
Pero nada fue enseñado en estas profesiones de fe dogmáticas acerca de la posible salvación sin los sacramentos. Al contrario, fue definida la verdad de que los sacramentos son necesarios para la salvación, con la necesaria y correcta cualificación de que no son necesarios todos los 7 sacramentos para cada persona.
El Primer Concilio Vaticano repitió la misma profesión de fe, que es un dogma. En el Vaticano I se hizo esta profesión en la primera declaración sobre la fe.
Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, sesión 2, Profesión de Fe, ex cathedra: “Profeso también que hay siete sacramentos de la nueva ley, verdadera y propiamente llamados así, instituidos por nuestro Señor Jesucristo y necesarios para la salvación, aunque cada persona no necesita recibirlos todos[2].
Por muy arduamente que alguno se esfuerce en evitarlo, el “bautismo de deseo” es incompatible con esta verdad, una verdad que debe ser profesada y creída por los católicos y por los conversos de la herejía. De hecho, este dogma destruye la teoría del bautismo de deseo.
P. Francois Laisney (Creyente en el bautismo de deseo), ¿Es el Feeneyismo Católico?, p. 9: “El bautismo de deseo no es un sacramento (…) no produce el carácter sacramental”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...