Translate

lunes, 23 de julio de 2018

St. Apollinaris - San Apolinar


ENGLISH:
St. Apollinaris was the first bishop of Ravenna and the only martyr of that city whose name is known. According to the records of his martyrdom, Apollinaris was born in Antioch, where he was a disciple of St. Peter, who later appointed him bishop of Ravenna. The saint was also one of the most famous martyrs in the early Church, and the great veneration that was professed to him is the best testimony of his holiness and apostolic spirit.

Due to the many conversions he achieved in his hometown, the saint was banished by the authorities; then St. Apollinaris went to preach to Bologna, but again he had to go into exile and during the voyage, he was shipwrecked on the shores of Dalmatia, where he was mistreated for preaching the Gospel. Apollinaris returned three times to his headquarters, and many others were captured, tortured and exiled again. Vaspacian issued a decree condemning all Christians to exile; St. Apollinaris managed to hide some time, but was discovered by the people who beat him until he was dead. St. Peter Chrysologus, the most illustrious of the saint's successors, described him as a martyr, adding that God preserved Apollinaris' life for a long time for the good of his church, and did not allow the persecutors to take his life.
visit: mostholyfamilymonastery.com
 
ESPAÑOL:
San Apolinar fue el primer obispo de Ravena y él único mártir de dicha ciudad cuyo nombre se conoce. Según las actas de su martirio, Apolinar nació en Antioquía, donde fue discípulo de San Pedro, quien luego lo nombró obispo de Ravena. El santo además fue uno de los mártires más famosos en la Iglesia primitiva, y la gran veneración que se le profesaba es el mejor testimonio de su santidad y espíritu apostólico.

Debido a las muchas conversiones que logró en su ciudad natal, el santo fue desterrado por las autoridades; entonces San Apolinar fue a predicar a Bolonia, pero de nuevo tuvo que partir al exilio y durante la travesía, naufragó en las costas de Dalmacia, donde fue maltratado por predicar el Evangelio. Apolinar volvió tres veces a su sede, y otras tantas fue capturado, torturado y desterrado nuevamente. Vaspaciano publicó un decreto por el que condenaba al destierro a todos los cristianos; San Apolinar consiguió esconderse algún tiempo, pero fue descubierto por el pueblo quien lo golpeó hasta dejarlo muerto. San Pedro Crisólogo, el más ilustre de los sucesores del santo, lo calificó de mártir, y añadió que Dios preservó la vida de Apolinar durante largo tiempo para bien de su iglesia, y no permitió que los perseguidores le quitasen la vida.
visite: vaticanocatolico.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...